652.878.451 miguelmm@copc.cat

Todo empieza por detenerse

Todo empieza por detenerse.

Para ello, unas respiraciones lentas y profundas son fundamentales para iniciar bien el proceso.

Probar a respirar con ojos cerrados o mirando un punto en concreto unas cinco veces es iniciar con garantías el ponerse en contacto con las sensaciones. Éstas ocurren entre el cuello y el bajo vientre.

Ahora bien, como no se nos enseñó desde pequeños a qué hacer con las sensaciones, la invitación es a aprenderlo en la actualidad.

Las sensaciones emergen para invitar al ser humano a accionar un movimiento que facilite una mejor vivencia en la situación en la que se manifiesta.

Para mayor tranquilidad en el proceso, las sensaciones pueden ser identificadas con emociones: las cuatro básicas son la alegría, la tristeza, el miedo y el enfado.

Una vez producida la identificación podemos empezar a divisar todas las variables que influyen en la situación para generar esta emoción, para que una vez detectado lo que falta por hacer o dejar de hacer se accione y se disuelva la emoción.

respirar(3)

Entonces, el ser humano puede continuar en su camino de vida limpio hasta que vuelva a vivir una nueva sensación para volver a iniciar de nuevo todo el proceso.

El sábado 25 de mayo realizo en Formaser un nuevo taller de emociones. Allí lo practicaremos. Si os interesa poneros en contacto en info@formaser.com

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *